Blog

Actualitat i consells

ESTERILIZACIÓN Y CONSECUENCIAS

Nov 8, 2021 | Salud, Veterinario

 

Con los años, vemos las consecuencias de muchos tratamientos aplicados a nuestros compañeros.

Cada vez se publican más artículos científicos que hablan sobre los efectos indeseados de la esterilización en la especie canina, sobre todo, en edades prematuras.

Hoy quiero hacer un pequeño recopilatorio de artículos para que los veterinarios (y me incluyo), recapacitemos bien a la hora de prescribir gratuïtamente una gonadectomia (extirpación de ovarios y útero en caso de las perras y extirpación de los testículos en el caso de los machos).

Y para los responsables de los peludos para que estéis bien informados y podáis estar tranquilos de que la decisión tomada juntamente con vuestro veterinario ha sido siempre teniendo en cuenta todos los PROS y los CONTRAS que se conocen hasta día de hoy.

ESTERILIZACIÓN Y CONDUCTA

El 2 de noviembre se publicó en  Animal’s Health (una revista veterinaria destinada a informar a profesionales del sector sobre novedades y estudios relacionados), que el Grupo de Especialidad de Etología Clínica (GrETCA) de la Asociación de veterinarios Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA), un posicionamento sobre el efecto de la gonadectomía sobre la conducta en la especie canina y felina.

En el artículo, se explica que “la gonadectomía o castración quirúrgica es una cirugía común practicada para el control reproductivo de perros y gatos y se incluye dentro de la tenencia responsable de los animales de compañía.

Además, en la práctica clínica se recomienda para la prevención de enfermedades relacionadas con las hormonas sexuales o el sistema reproductor y como parte del tratamiento de diferentes problemas de conducta, como el marcaje con orina, la monta sexual o algunos tipos de agresividad”.

Sin embargo, apuntan, “estudios recientes en la especie canina asocian la castración, especialmente en perros de menos de 6 meses de edad, con trastornos articulares, varias neoplasias, enfermedades endocrinas y problemas de comportamiento relacionados con el miedo, la ansiedad y la agresividad.

Considerando los nuevos resultados, que generan controversia en cuanto a los beneficios y riesgos de la gonadectomía, se hace preciso matizar, de acuerdo con la evidencia científica actual, en qué casos esta intervención podría estar indicada y en cuáles no, y para ello es necesario revisar algunos conceptos y los estudios más relevantes en el tema”, señalan.

Respecto a los efectos sobre los trastornos de conducta se explica en el artículo que la fobia a ruidos fuertes es más frecuente en hembras que en machos y en animales castrados, en general.

Asimismo, la ansiedad por separación, la excitabilidad o la eliminación por sumisión aparecen significativamente aumentadas en perros castrados con menos de 6 meses en comparación con perros no castrados o castrados con más de 6 meses.

Otros estudios han observado tasas más altas de agresividad dirigida hacia miembros de familia, ladridos o gruñidos a visitantes y ladridos excesivos en relación al acortamiento en la edad de castración.

Sin embargo, algunas investigaciones asocian la castración en perros macho con un menor riesgo de padecer ansiedad por separación y agresividad; aunque en este último caso, no se tuvo en cuenta la edad de castración ni los motivos de la misma, no pudiendo establecerse una clara relación de causalidad.

 

“En las perras, no existen evidencias de que la castración tenga efectos beneficiosos sobre la conducta, más allá de las directamente relacionadas con el estro (celo). Por el contrario, sí se han evidenciado riesgos asociados a esta cirugía como el del incremento del apetito indiscriminado y de la agresividad hacia los miembros de la familia u otros comportamientos agresivos, especialmente en hembras castradas con menos de 1 año de edad y que ya habían mostrado agresividad previamente”, señala el artículo.

 

En cuanto a los efectos de la gonadectomía sobre la cognición, en el posicionamiento se destaca que en las hembras la castración podría tener un efecto negativo sobre las habilidades sociocognitivas y sobre el aprendizaje espacial, lo que resulta relevante, por ejemplo, en el ámbito de los perros de trabajo. Igualmente, en los machos puede ocasionar un deterioro de la memoria de trabajo.

Además, añaden que, aunque las pruebas son limitadas, la gonadectomía en perros, tanto machos como hembras, aumenta el riesgo de padecer disfunción cognitiva, y hace que el cuadro clínico progrese más rápido en machos castrados, que ya mostraban signos de deterioro cognitivo leve (B L Hart (2001)).

 

Sobre los efectos sobre las emociones, en el artículo se indica que la bajada de testosterona que sigue a la castración podría provocar mayor ansiedad, disminuir los umbrales de dolor y producir respuestas de tipo depresivo. En este sentido, existen evidencias de que la testosterona tiene un efecto ansiolítico y analgésico y que modula las emociones de miedo y las respuestas depresivas.

 

“Se ha observado asimismo que el comportamiento social de los perros machos variaría en función del estado reproductivo. Se ha visto que los individuos castrados reaccionan emocionalmente de forma más inestable (se muestran más ansiosos e inseguros) ante situaciones de estrés y muestran una mayor tendencia a la agresividad y al miedo, además de ser más propensos a ser olfateados por los machos enteros”, destaca el posicionamiento, apuntando que los efectos de la testosterona sobre la emoción, en general, son más consistentes que sobre la cognición.

Respecto a los efectos sobre la maduración, McGreevy y colaboradores (2018) estudiaron el comportamiento de 6.235 perros machos castrados antes de las 520 semanas de vida y concluyeron que, en los perros machos castrados, la tendencia a mostrar numerosos comportamientos puede verse influida por el momento de la castración y, que el comportamiento madura cuando se permite que las hormonas sexuales tengan su efecto.

Por ejemplo, la audacia o atrevimiento se considera un superrasgo que incorpora la falta de miedo y un mayor interés por interactuar con los objetos sociales, y tanto machos como hembras enteras son más audaces que los castrados. La audacia también disminuye con la edad.

Si la audacia predice un comportamiento menos temeroso y más sociable con los humanos y los perros, sería deseable preguntarse si prácticas como la castración temprana pueden contribuir a los comportamientos problemáticos. Es posible que durante la transición a la pubertad las hormonas sexuales desempeñen un papel en la protección de los perros contra el miedo en la vida adulta.

AUSENCIA DE HORMONAS Y CAMBIOS METABÓLICOS/FISIOLÓGICOS

Como he nombrado anteriormente, también hay problemas asociados a altraciones fisiológicas, aquí aquí os dejo algunos ejemplos:

C Victor Spain y col. (2004). Entre las perras, la gonadectomía a edad temprana se asoció con una mayor tasa de cistitis y de incontinencia urinaria. Entre los perros machos y hembras con gonadectomía a edad temprana, displasia de cadera, fobias al ruido y comportamientos sexuales aumentados.

 

PROBLEMAS ESTRUCTURALES

J R Slauterbeck y col. (2004). Incremento de la prevalencia de la lesión del ligamento cruzado anterior.

M M Grumbach (2000) dice que quitar hormonas en perr@s inmaduros puede resultar en un no cerramiento de las placas de crecimiento y en estructuras oseas anormales y proporciones corporales irregulares.

J R Slauterbeck y col. (2004). perros castrados tienen mayor incidencia de rotura de ligamneto cruzado lateral comparado con perros no castrados.

ESTRUCTURAL Y TUMORAL

Gretel Torres de la Riva y col. (2013). De los machos castrados temprano, al 10 por ciento se les diagnosticó displasia de cadera, el doble de lo que ocurre en los machos intactos. No hubo casos de rotura de ligamentos cruzados diagnosticados en machos o hembras intactos, pero en machos y hembras castrados temprano las ocurrencias fueron del 5 por ciento y el 8 por ciento, respectivamente. Casi el 10 por ciento de los machos castrados temprano fueron diagnosticados con linfosarcoma, 3 veces más que los machos intactos. El porcentaje de casos de hemangiosarcoma en hembrascastradas tardíamente (alrededor del 8 por ciento) fue 4 veces más que en hembras intactas y castradas temprano. No hubo casos de mastocitoma en hembras intactas, pero la incidencia fue de casi el 6 por ciento en hembras esterilizadas tardíamente.

Benjamin L. Hart y col. (2014). En goldens, displasia de cadera, roturas de ligamento cruzado, linfosarcoma, hemangiosarcoma y mastocitoma son significativamnete mas frequentes en ambos sexos que hayan sido castrados antes o despues del año de edad si comparamos con perros enteros. 10% de los machos castardos precozmente fueron diagnosticados de linfoma, 3 veces mas frecuente que los perros enteros. hemangiosarcoma en hembras castradas tardiamente fueron 4 veces mas frequente que en animales intactos. aumento de incidencia de mastocitoma.

TUMORES

Dawn M Cooley y col. (2002). Estudio de cohorte realizado en un histórico de perros Rottwailer: El riesgo de sarcoma óseo se vio significativamente influenciado por la edad en el momento de la gonadectomía. Los perros machos y hembras que se sometieron a gonadectomía antes de 1 año de edad tenían un riesgo de por vida aproximado de uno de cada cuatro de padecer sarcoma óseo y eran significativamente más propensos a desarrollar sarcoma óseo que los perros sexualmente intactos.

Estudio de la raza Vizla por M Christine Zink y col. (2014): 2.500 perros castrados en qualqueir edad demostraron riesgo aumentado para todos tipos de cancer (mastocitoma, linfoma, HAS) comparado con perros enteros. cuanta mas precoz la castracion, más temprano el diagnostico de cancer. perros castrados antes de 6 meses d’edad presentaron mayor frecuencia de alteraciones del comportamiento incluida ansiedad por separacion, fobia al ruido, timidez, excitabilidad, incontinencia emotiova, hiperactividad y agresion por miedo. todos los animales castrados antes de los 6 meses presentaron mayor riesgo de ansiedad por truenos comparados con animales enteros.

Jeffrey N. Bryan y col. (2007) nos dicen que los machos castrados tienen 4 veces mas riesgo de desarrollar cancer de próstata.

ENDOCRINOS

A Krzyżewska-Młodawska y col. (2014). Aumento del riesgo de hipotiroidismo en perros castrados de ambos sexos.

INFECCIONES Y PROBLEMAS URINARIOS

Lisa M. Howe DVM, PhD, DACVS y col. (2001). Las enfermedades infecciosas son más comunes en perros castrados de menos de 24 semanas de edad.

N M Stöcklin-Gautschi y col. (2001). Animales castrados tienen mayor riesgo de infecciones e incontinencia urinaria.

METABOLICOS

 

ENTONCES… ESTERILIZACIÓN ¿SI O NO?

La conclusión del artículo del GrETCA es la siguiente: “Es necesario que los veterinarios clínicos practiquen una medicina individualizada y analicen con sus clientes los beneficios e inconvenientes de la castración en lugar de recomendarla sistemáticamente a todos los animales no destinados a la cría, teniendo en cuenta aspectos médicos y comportamentales”.

 

¡Atención!

Con esto, no queremos decir, que no sea adecuado esterilizar, pero si que hemos de tener en cuenta que la esterilización conlleva unos PROS y unos CONTRAS y por lo tanto hay que INDIVIDUALITZAR cada paciente.

Mi recomendación es dejar aconsejaros por un veterinario que individualice al paciente y en el caso que haya algún problema de conducta asociado, siempre pedir opinión profesional a un especialista en comportamiento recomendado por tu veterinario.

Aunque haya que acabar esterilizando, siempre se puede valorar a que edad es más conveniente realizar el tratamiento quirúrgico. También se puede valorar la opción de la castración química, o la vasectomía/ligadura de trompas en las que se produce un impedimiento de la fecundación sin existir cambios fisiológicos derivados, por que no se interrumpe la porducción de hormonas.

Si necesitas asesoramiento, no dudes en contactarnos!

 

Anna Barberán Bultó

Responsable y veterinaria de Pura Vida Animal